Noticias

‹ Volver

Tenemos mucho que aprender de los países centroeuropeos

España nunca ha sido una potencia en el ciclocross. Sin embargo, aún no es tarde para asomar la cabeza. Felipe Orts se ha convertido en la gran promesa nacional tras finalizar sexto en el Mundial sub23 de Zolder, la mejor posición de la historia para un corredor español. Con sólo 20 años, sueña con poder triunfar en el deporte que más le apasiona: "Creo que aún tengo margen de progresión".

El alicantino recuerda la reacción de su familia y amigos al enterarse de su afición: "Mucha gente se sorprendió cuando decidí dedicarme al ciclocross. La tradición es mínima en la Comunidad Valenciana". Sobre su resultado en la cita mundialista, reconoce que no se esperaba rendir a ese nivel: "Las sensaciones del principio de temporada eran muy buenas, pero nunca imaginé que podía llegar tan alto".

El vigente campeón nacional sub23 explica cómo ve el futuro de esta disciplina en España: "El ciclocross está creciendo aquí, aunque todavía tenemos mucho que aprender de los países centroeuropeos como Bélgica, Holanda y Francia". "Con los medios que hay en estas regiones, se podría mejorar la imagen y el rendimiento de los ciclistas nacionales".

Orts se muestra contrariado al hablar de la repercusión mediática del ciclocross: "No me explico por qué el ciclocross es menos conocido que el ciclismo de carretera. Es una disciplina en la que el espectador puede disfrutar mucho". Además, el alicantino deja claro que su intención es triunfar en dicha modalidad, aunque "no cierra las puertas a fichar por un equipo de carretera".
Por otro lado, reclama más ayudas económicas por parte de las administraciones públicas: "Se ha abierto una petición para que el ciclocross sea olímpico, bien sea en verano o invierno. De conseguirlo, supondría un enorme empujón para nosotros. No obstante, el proceso se encuentra parado".

Sobre el motor eléctrico

El caso del motor encontrado durante el Mundial en la bicicleta de la corredora sub23 Femke Van den Driessche ha causado un gran revuelo en el mundo de las dos ruedas. Así, Orts describe cómo vivió la situación: "Yo estaba en el hotel con mis compañeros cuando detectaron el mecanismo".
De este modo, opina sobre lo acontecido: "Al principio te lo tomas un poco a cachondeo, pero luego lo piensas y te das cuenta de que empiezas a dudar de todo. Es algo surrealista". "Espero que todo quede en una simple anécdota y que no vuelva a pasar", concluye. Un campeón que tratará de pedalear hasta la cima.

Sponsors

Renault Ginestar
Ridley

Uso de cookies de felipeorts.com

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

ACEPTAR